Protocolo de actuación ante situaciones de Violencia y Acoso basada en género La violencia contra las mujeres y a otras identidades de género es una vulneración de sus derechos humanos y una problemática social compleja cuya erradicación depende de una sociedad comprometida con sus causas. Desde Arredo declaramos nuestro sólido compromiso en esta tarea y como una muestra más muestra de ello, publicamos el siguiente “protocolo Arredo ante situaciones de violencia contra las mujeres y contra otras identidades de género” tanto en el ámbito externo e interno, como la formalización del proceso de detección, acompañamiento y respaldo de la empresa ante posibles situaciones y el cumplimiento de esta línea de acción dentro del Plan de igualdad de género vigente.

Artículo 1º: ÁMBITO DE APLICACIÓN: Las disposiciones de este Protocolo se aplicarán a todo el personal de Arredo de Argentina y Uruguay

Artículo 2º: DEFINICIONES Y MARCO LEGAL:

Se entiende por violencia de genero contra las mujeres y a otras identidades de genero toda conducta, acción u omisión, que, de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Se considera violencia indirecta, toda conducta, acción omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón. Se incluyen los tipos y violencias. Para los efectos de este protocolo se usan todas las definiciones en el sentido y alcances de la ley 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar, su decreto reglamentario y demás normas complementarias en estricto cumplimiento del marco legal argentino en la materia.

Acoso en el ámbito laboral:

Se entiende por acoso sexual, todo comentario reiterado o conducta con connotación sexual que implique hostigamiento, asedio, que tenga por fin inducir a otra persona a acceder a requerimientos sexuales no deseados o no consentidos.

Artículo 3º: PRINCIPIOS FUNDAMENTALES: Este protocolo se fundamenta en el respeto absoluto de los derechos de la mujer y la de otras identidades de género en situación de violencia y especialmente en la garantía de los derechos a la no revictimización, confidencialidad, seguridad y consentimiento informado.

Artículo 4º: VIAS DE CONOCIMIENTO: Las situaciones de violencia de genero pueden recibirse por parte de la persona afectada, de un director/gerente, compañeros/as de trabajo de forma presencial, telefónica o bien a través de la dirección de correo electrónico a fmanuel@arredo.com. En el caso de que se tuviera conocimiento por un tercero, antes de tomar cualquier medida se le informará a la afectada si desea la intervención del equipo, en caso negativo se respetará su decisión, no sin antes darle información al respecto y garantía de estricta confidencialidad. Como prueba de la situación de violencia será suficiente con el testimonio de la afectada y en caso de ser necesario el informe de cualquier autoridad judicial, administrativa, social o de salud experta en el tratamiento de la violencia de género.

Artículo 5º: EQUIPO TECNICO ESPECIALIZADO: La aplicación del presente instrumento estará a cargo de la Gerencia de OPS, quienes han recibido formación y capacitación en aplicación del enfoque de género y abordaje de las violencias y mantienen una constante actualización en la materia. Para aquellos casos de mayor complejidad se habilitará la consulta externa con Enlaces Territoriales para la equidad de género. Su rol es de actuar como primera instancia de atención ante el surgimiento de una situación de violencia. Sus funciones son las siguientes:

• Realizar la contención primaria de cualquier tipo de situación de violencia basada en género.

• Proveer información actualizada sobre los procedimientos sociales, de salud y legales disponibles para encauzar cualquier situación de violencia.

• Analizar de acuerdo a cada caso concreto las medidas de seguridad necesarias para garantizar los derechos afectados en el contexto laboral, en los desplazamientos del domicilio al trabajo y en lo posible en lo personal.

• Analizar y otorgar de acuerdo a cada caso concreto las medidas de acompañamiento laboral destinadas a respaldar los procesos legales, sociales y económicos que deba enfrentar la mujer afectada.

• Para los casos de violencia laboral, llevar a cabo el proceso de investigación interna y la elaboración de las medidas provisionales y definitivas a tomar.

• Llevar un control del proceso de atención de los casos de violencia y elaborar recomendaciones con base en los resultados.

• Cualquier otra función destinada a garantizar los derechos de la afectada dentro de los principios establecidos y el marco legal vigente.


Artículo 6º: MEDIDAS DE ACOMPAÑAMIENTO LABORAL: considerando la complejidad de las situaciones de violencia, el impacto sobre la vida personal, y la necesidad de respaldar eficazmente este proceso, Arredo dispone las siguientes medidas complementarias, merituando cada caso en particular:

a) Cooperación económica: Se le otorgará a la persona afectada la posibilidad de acceder, de modo preferente, a un adelanto de sueldo siempre que el mismo no supere el máximo legal permitido conforme Ley 20.744, con el fin de colaborar con su situación y/o los recursos económicos necesarios que deriven de su necesidad puntual.

b) Reubicación: En caso de que así lo solicite la persona afectada y de acuerdo a la gravedad de la situación concreta, se procederá a la reubicación del lugar de trabajo, la modificación de horario o de sector laboral, a los efectos de afrontar los tratamientos pertinentes, la realización de diligencias y/o para salvaguardar la integridad de la víctima. Se deja constancia que dicha reubicación, modificación horaria o de sector de trabajo conforme solicitud que hiciere la afectada, será de carácter transitoria por los motivos antes consignados; y su continuidad en el nuevo lugar de trabajo, horario y/o sector de trabajo conforme lo antes expuesto, será evaluado oportunamente teniendo en cuenta las circunstancias de cada caso en particular.

c) Licencia especial: Toda mujer en situación de violencia doméstica que se vea afectada de algún modo para prestar servicios por razones que no estén contempladas en el régimen general de licencias previstas en los convenios colectivos 501/07 (SETIA), como así también en la Ley 20.744, gozará de una licencia especial de 10 días anuales continuos o discontinuos, previa evaluación profesional de la Gerencia de OPS. Una vez solicitada la Licencia Especial, la Gerencia de OPS derivará inmediatamente a la víctima a una entrevista con los profesionales especializados (léase Enlaces territoriales para la equidad de Género) quienes sugerirán a la víctima la asistencia a los Centros, Organismos o Instituciones idóneas. Dicha Gerencia realizará el seguimiento de las derivaciones.

d) Toda persona trabajadora de ARREDO, dentro del ámbito laboral, que considere que perciba actuaciones que pudieran constituir situaciones de acoso sexual o por razón de sexo, ya sea la persona afectada o cualquier persona o personas que adviertan una conducta de acoso, se pondrá en conocimiento para que, tras su aviso, se pueda intervenir, consiguiendo la interrupción de la situación de acoso sexual o de acoso por razón de sexo y alcance una solución aceptada por ambas partes.


Artículo 7º: REVISIONES PERIODICAS: El presente protocolo será sometido a revisiones periódicas para evaluar su correcto funcionamiento en cuanto al modo de responder a las situaciones de violencia, con vías a su permanente perfeccionamiento.

Artículo 8º: DIFUSION: Arredo se compromete a la difusión del presente protocolo y la implementación de campañas de prevención de violencia en consonancia con el Plan de Igualdad de género vigente.